Prohormonal máxima testosterona 200 GR PURO TESTOFEN

123,97 €

INTRODUCCIÓN

El desarrollo físico y el comportamiento sexual en la mujer y el hombre están controlados por el mismo eje regulador: hipotálamo-hipófisis-gónadas, cuya finalidad es mantener la concentración y la regularidad en la secreción de las hormonas sexuales responsables del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios específicos de cada sexo, la conducta y el comportamiento sexual, así como el ciclo menstrual en la mujer durante la fase fértil de su vida. Este eje regulador es influenciado por las condiciones ambientales, las propias concentraciones de las hormonas mediante un feed-back sobre el hipotálamo y por situaciones afectivas o emocionales. Un análisis en sangre de los niveles de las hormonas sexuales en el hombre y la mujer, evidencia que ambos contienen las mismas hormonas principales: FSH, LH, prolactina, progesterona, estradiol y testosterona. No obstante, la secreción y concentración de estas hormonas es diferente en ambos sexos, siendo los estrógenos las LA TESTOSTERONA La testosterona es la hormona esteroide masculina fabricada principalmente por los testículos y responsable de los caracteres sexuales del varón. No obstante, las mujeres también fabrican pequeñas cantidades de testosterona a nivel de las glándulas suprarrenales. La testosterona tiene una función anabolizante en el desarrollo del cuerpo del varón y en el mantenimiento de la libido. La concentración sérica de testosterona presenta ritmos circadianos y circanuales que, en el caso diario, se manifiesta por un episodio de secreción máxima entre las 7 y las 11 de la mañana y, a nivel anual, la máxima concentración de testosterona se produce en verano. Sin embargo, ciertas afecciones, medicamentos o lesiones pueden dar a lugar a variaciones en la concentración de testosterona. hormonas más determinantes en la mujer y los andrógenos en el varón. En otras palabras, la hormona sexual predominante y responsable de los caracteres y la conducta sexual en el hombre es la testosterona, pero también tiene pequeñas cantidades de estradiol y lo mismo sucede en las mujeres, que tienen pequeñas cantidades de testosterona a pesar de que la hormona sexual dominante en su organismo es el estradiol. Además, las hormonas sexuales presentan ciclos de secreción a lo largo del día conocidos como ciclos circadianos o circadiarios e incluso anuales (circanual), que son diferentes en el hombre y la mujer, tanto en el momento de la secreción como en la intensidad de la misma. Si bien el sistema hormonal masculino no es tan complejo como el femenino, los hombres no están exentos de la influencia de los niveles hormonales a lo largo de su vida. 

La concentración plasmática de testosterona total presente en el cuerpo del hombre, es la resultante de la suma de testosterona libre y la que está unida a proteínas transportadoras en circulación. La mayor parte de la testosterona circulante está ligada a la globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG, Sex Hormone Binding Globulin) y a la albúmina y sólo entre el 0,5 y el 3% de la testosterona circulante viaja en forma “libre”. De la testosterona que viaja unida a las proteínas, la que está unida a la albumina se disocia más fácilmente que la que va unida a la SHBG y, por lo tanto, es más disponible. Por otro lado, una mayor concentración de SHBG, implica una menor disponibilidad de testosterona libre que alcanza los órganos y tejidos diana. Es importante tener esto presente porque es la testosterona libre la responsable de la acción hormonal sobre el organismo. Testosterona y ejercicio La testosterona es una hormona de acción anabolizante con profunda influencia en diversos tejidos. En varios estudios clínicos se ha demostrado el impacto positivo de la testosterona sobre el desarrollo de la masa muscular y la distribución de la grasa corporal. Los efectos de la testosterona también se manifiestan sobre la fuerza muscular, mostrando una tendencia en el incremento del rendimiento y la potencia muscular.

Reseñas de google